No te quejes de que te discriminan en la contratación hasta que leas y apliques esto

Si llevas algún tiempo buscando empleo y no has podido conseguirlo, antes de echar culpas es mejor que te cuestiones qué es lo que estás haciendo mal y qué es lo que estás transmitiendo. Aquí encontrarás un corto cuestionario para ayudarte a reflexionar y aumentar tus posibilidades de éxito.

Lograr un buen empleo requiere enfoque

Estás buscando empleo como profesional. Aparte la gran importancia de tener el nivel de manejo del idioma (entender-hablar-leer-escribir) que sea acorde con la exigencia del trabajo a desempeñar, hay otros aspectos, unos técnicos y otros más personales, que debes analizar.

Y también hay que decirlo, escribir un buen CV (hoja de vida o currículo) y la carta de presentación que lo acompaña es duro y toma mucho tiempo, y más sabiendo que hay que hacer una hoja de vida y una carta de presentación específicamente para cada empleo al que vamos a postular. Admitámoslo, esa tarea nos desgasta. Hablando del tema, para facilitarte un poco la tarea y así empezar bien todo el proceso, te invito a leer estos pequeños consejos, que escribí en una entrada precedente.

Recordemos que al buscar empleo, y al redactar esos documentos nunca podemos perder de vista nuestro objetivo, que consiste en ser contratados.

(Y si estás buscando trabajo, aquí puedes buscar empleos en todo el país: Buscador de empleo en Canadá)

Tanto para la redacción del CV, como para la entrevista (conseguir ser llamado a entrevista es el objetivo principal de un CV), tienes que preguntarte algunas cosas, autoanalizarte con honestidad y darte una respuesta. De las acciones que decidas tomar con estas respuestas podría depender tu éxito profesional (e inclusive personal).

reflexiona

La pregunta principal que te debes hacer es: ¿Yo me contrataría?

Como dicen por ahí, tienes que ponerte en los zapatos del otro, en este caso de tu futuro empleador. Tienes que entender en el fondo qué es lo que éste quiere.

Recuerda que idealmente la empresa necesita a una persona para realizar un oficio, no para hacerle una obra de beneficencia. Esta empresa estará invirtiendo (y arriesgando) su dinero y su confianza en ti y en el producto de tu trabajo, y no quiere perder esa inversión. Los empresarios generalmente desean tener a la mejor persona para el cargo, la que les ayude a darle rentabilidad a su negocio, y que no les dañe el ambiente laboral ni les vaya a robar ni a hacer daños.

Imagino que si tuvieras tu propia empresa quisieras lo mismo.

Ya sabes por dónde va un aspecto del tema, pero falta otro más. Te invito a acompañarme en este recorrido de preguntas muy íntimas que deberías hacerte:

¿Será fácil para mis compañeros trabajar conmigo?

Analiza tu personalidad y respóndete con sinceridad si eres suficientemente sociable, o si ya te estás volviendo gruñón. O lo contrario, si eres demasiado sociable, ruidoso o conversador (pero a destiempo) y por esto no dejas concentrar a los demás.

Bajo esta línea de ideas, hazte preguntas como:

  • ¿Soy de buen genio (ser de buen humor, de buen carácter)? ¿Yo mismo me soporto?
  • ¿Me adapto a los cambios?
  • ¿Soy capaz de trabajar en equipo?
  • ¿Soy capaz de respetar el espacio personal de los otros?
Amistoso

Foto por Walter Baxter (CC)

¿Yo mismo confío en lo que estudié y en lo que sé hacer?

Si miraste el artículo de los consejos que te recomendé más arriba, sobre todo el punto 10, allí mencioné que debíamos tener confianza en nosotros mismos, pues si no creemos en nosotros mismos será difícil que los demás nos crean a nosotros.

Recuerda que tienes que estar siempre dispuesto a defender y saber justificar lo que haces cuando sabes que está bien hecho.

¿Tengo la humildad suficiente?

La humildad para no creerme el que me las sé todas, y también la humildad para reconocer mis errores.

Aunque en el trabajo te topes con mucha gente que ronda entre lo prepotente y lo orgullosa, es mejor no caer en ese juego.

¿Le estoy facilitando el trabajo a los empleadores para que me vean mejor y me contraten?

Eso quiere decir, entre otras cosas, que debes ser cuidadoso y realizar:

  • un CV más corto y conciso (que no le dé pereza leerlo a los seleccionadores),
  • un buen perfil en Linkedin para que te encuentren.

Igualmente, debes darle respuestas claras a las inquietudes de los empleadores en las entrevistas y comunicaciones por correo electrónico o por teléfono. Allí te van a pedir clarificar o ampliar lo que escribiste en tu CV.

Sí, tu CV debe estar redactado para responder a muchas de esas posibles inquietudes por sí solo. Es por esto que, como te conté más arriba y ampliaré en una próxima entrada, debes hacer un currículo (y su carta de acompañamiento) específicos para cada oferta.

¿Mis habilidades (competencias) y experiencia son las que esa empresa está necesitando?

La mayoría de los casos, las ofertas de empleo listan muchísimas exigencias de conocimientos y experiencia, y cuando uno las lee se asusta y puede llegar a pensar que es imposible postular, preguntándose si realmente haya alguien que sepa hacer todo eso.

El caso es que la empresa pone allí su lista de deseos, el caso ideal para ellos. Probablemente haya algunas personas que cumplan con todo lo de la lista, pero en su gran mayoría no es así. Que no te dé miedo postular si cumples bien con muchas de estas exigencias. Lo importante es saber hacer bien el trabajo que ya conoces y tener el espíritu abierto para aprender y hacer bien lo que aún no sabes.

Para ello es bien importante dejarle claro a tu futuro empleador que tienes las habilidades que busca y que pueden ser de utilidad en su empresa.

desmarcarse

¿Qué le ofrezco a esta empresa que los demás candidatos no tienen?

A eso se le llama desmarcarse, salirse del lote y hacerse notar.

Debes analizarte para sacar lo mejor de ti y con ello saber responder siempre a esta pregunta, y es mejor dejar clara esta respuesta desde tu CV. Es como cuando vas a comprar algo en el supermercado y miras que hay dos productos casi iguales, y que valen lo mismo, pero uno de ellos tiene algo que te llama la atención y te sirve más para la casa, y por ello decides comprarlo. En este caso el “comprador” es la empresa y los productos son tú y los demás candidatos que se han presentado a competir por el mismo puesto. El caso es que no conoces a los otros candidatos y no sabes qué están ofreciendo.

Algunos ejemplos de cómo desmarcarte podrían ser los retos profesionales que has superado, las hazañas técnicas que has logrado, los proyectos exitosos que has dirigido o de los que has participado, etc. Siempre debes acompañar esos resultados con cifras, como porcentajes de mejora o dinero ahorrado, etc.

Conclusión

Si te tomas en serio el tema de la autorreflexión, seguramente encontrarás muchas cosas en las que debes mejorar. Pon manos a la obra y haz de ti una mejor persona y de paso un mejor profesional, y para las siguientes ofertas laborales postula con una mejor actitud frente a la vida, frente al empleo y sobre todo con un mejor CV, una mejor carta de presentación y mejores respuestas para las entrevistas.

¡Muchos éxitos y deseo que consigas un excelente empleo!

Y si conseguiste un buen empleo y esto te ayudó en parte a lograrlo, si quieres me invitas a un café 😉

¡Muchas gracias por leerme! Si este tema te gustó, te invito a compartirlo en tus redes sociales y comentar aquí.
¡Nos vemos en la próxima entrada!

About the author

Wordlier

A Luis Gutiérrez (Wordlier) le apasionan los temas sociales, el aprendizaje de idiomas, y apoyar a las demás personas para que encuentren su camino hacia el éxito personal y profesional. Hace más de media década reside en la provincia de Quebec, Canadá. En 2009 fundó el foro "Colombianos Inmigrados e Inmigrantes al Canadá", el cual sigue administrando, y que le ha servido a cientos de familias a hacer amigos y facilitar sus proyectos de vida. También puedes encontrarlo en el Grupo Facebook: Profesionales Inmigrando y Viviendo en Canadá.

Readers Comments (2)

  1. Muchas gracias por la información, es completa y muy útil. Diego

    Responder

¿Qué tal si me dejas un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.